Menu

Cerdaña, la comarca

La Cerdaña es un valle abierto y amplio a más de 1.000 metros de altura rodeado de montañas que rozan los 3.000m. Por su orientación E-W, aquí los días son luminosos y largos. El río Segre recoge sus aguas hasta la Seu d’Urgell. En un lado del río, el clima tiene influencia atlántica, y en el otro, clima mediterráneo, ofreciéndonos múltiples paisajes y gran variedad de flora y fauna.

La llanura, repleta de campos de cereales y pastos de vacas y caballos, es agradable para pasear, correr, montar a caballo o pedalear en bicicleta. Y cuando las montañas suben, los bosques de pinos, robles y abetos nos ofrecen fuentes, setas, fresas, jabalíes, ciervos, y senderos mágicos. A partir de los 2.000m la alta montaña es suave y permite hacer excursiones fáciles, también paredes verticales y finas crestas para aventuras más arriesgadas.

La Cerdanya acogió a los primeros turistas a principios de s.XX, enamorados del paisaje y con ganas de naturaleza y aventuras. Hoy conserva el espíritu ganadero y agrícola, y sigue recibiendo viajeros, ofreciéndoles una amplísima oferta de actividades en la naturaleza, el románico y una cuidada gastronomía de montaña.